España se encuentra a la cabeza en el consumo de dispositivos electrónicos. Es la conclusión de la encuesta realizada por  Global Web Index (GW I ) realizada a ciudadanos de 32 países del mundo.

Según, GWI,  el 93% de la población entre 16 y 64 años tiene un smarthpone y el 88%, ordenador. Además, los españoles utilizan más que el resto de los encuestados su tablet o su lector electrónico (eBooks, eReaders) especialmente para su ocio y entretenimiento.

Estos datos los contó Jason Mander, uno de los responsables de Global Web Index, durante su intervención en  la Semana de la Innovación Digital de la Lectura, los Libros y las Bibliotecas, (Readmagine) celebrada este mes de junio en Madrid.

Durante cuatro días se sucedieron en La Casa del Lector conversaciones, talleres, conferencias, reuniones, etc. con expertos  para el intercambio de ideas en torno al proceso de transformación digital que vive el mundo de la lectura. Y uno de sus aspectos más destacados, y sobre el que informó Mander, es el de los hábitos de consumo digital en España.

Así, nuestro país, mejor dicho los españoles, están muy metidos en redes sociales: pasan 1,98 horas. Si se comparan con las cifras del resto de la población encuestada, España también gana.  Facebook  lo utiliza un 84% (los otros un 80%), Twitter el 48 (frente al 43%), Whatsapp  el 82% (los otros el 46%), Google un 48% (frente al 46%) y YouTube  el 89% (el resto, cuatro puntos menos.

Una familia consultando una tablet

GWI también analiza en qué áreas se reparte el tiempo de utilización de dispositivos digitales para ocio y entretenimiento. El cine en primer lugar (67% de usuarios); le siguen viajes y restauración (es decir, restaurantes, comida y cocina), ambos con el mismo porcentaje del 58%; la música (56%) y los libros (52%).

De los ocho países europeos analizados, los conductores del Reino Unido son los más escépticos ante la llegada del coche autónomo, según indica el Observatorio Cetelem en su estudio sobre el automóvil.

Según el informe, solo un tercio de los conductores encuestados ven la posibilidad de un coche sin piloto. En concreto, solo el 36% están interesados en utilizar este tipo de vehículos ocupando el penúltimo puesto de los quince países analizados. Solo superados por los estadounidenses quienes son los conductores más pesimistas de todos.

Además, los británicos también se encuentran en el vagón de cola cuando se les cuestiona a cerca de los fabricantes de este tipo de automóviles. De hecho, de los pocos consumidores que confían en este tipo de coches, solo el 28% tienen confianza en los nuevos protagonistas como Google y Apple. El resto apuesta por los fabricantes tradicionales.

El interés por el coche autónomo

Opinión sobre el coche conectado

Si la desconfianza sobre el coche autónomo es significativa entre los conductores del Reino Unido, el coche conectado obtiene resultados similares. Para los británicos, este tipo de vehículos no convence, ya que consideran que es un objeto reservado para tecnófilos y a los onerosos. Y sobre todo, su mayor inquietud es que temen el perder el control de su vehículo.

Por ello, el 90% de los conductores del Reino Unido piensan que el coche conectado es algo reservado para las personas que sean aficionadas a la tecnología. Además, como segunda opinión más indicada, los británicos piensan que es un vehículo caro (86%) y que el sobrecoste que experimentarán los automóviles no equivaldría a las mejoras que están en el papel. El único aspecto positivo es que consideran al coche conectado como un medio de ganar tiempo, opción elegida por el 76% de los encuestados.

Opiniones sobre el coche conectado

Para más información sobre los estudios de El Observatorio Cetelem puede contactar con nosotros en prensa@cetelem.es o en el teléfono 91 337 91 73.

Twitter

Archivo

¿Qué es el Observatorio Cetelem?